Estilo de vida de viaje fuera de la red
Estilo de vida de viaje fuera de la red

La Oficina del Nómada Digital

El nomadismo digital es un fenómeno que está ganando cada vez más peso en las fuerzas de trabajo de nuestro país. Esta nueva modalidad laboral, en las que se difuminan las fronteras entre el viajero y el trabajador, supone un cambio de paradigma para cada vez más trabajadores y empresas que se decantan por esta opción por las oportunidades que ofrece. Sin embargo, al ser una tendencia relativamente nueva y con poco recorrido, aún siguen existiendo interrogantes acerca de lo que implica ser uno de estos nómadas digitales.

Trabajo de nómada digital
Trabajo de nómada digital- Fuente: Pixabay

Uno de los puntos calientes en este sentido tiene que ver con su equipo de trabajo, su “oficina” (por llamarlo de alguna manera, porque los nómadas digitales se caracterizan precisamente por huir del concepto tradicional de oficina, de lugar de trabajo fijo y cerrado al que acudir diariamente para realizar sus tareas). Este tipo de trabajadores remotos necesitan un equipo portátil que les permita cumplir con los requerimientos de conexión y unas herramientas a la altura de las tareas que caigan en sus manos. Una de las principales características de este nuevo movimiento es que, a medida que la tecnología va avanzando y adaptándose a estos nuevos modelos, el trabajo freelance se convierte en una alternativa muy atractiva en términos de eficiencia.

Herramientas como los smartphones, el almacenamiento en la nube o las innumerables herramientas de software de colaboración, organización de trabajo, búsqueda de empleo online y gestión de tareas (por mencionar solo algunas de las vertientes aplicables a este tipo de trabajo), no hacen más que posibilitar la generalización de este fenómeno y propiciar un ecosistema apto para la adhesión de nuevos participantes.

Pero digamos que no estamos aún muy familiarizados con esto de ser un freelancer o un nómada digital y queremos dar un pasito hacia adelante, ¿qué necesitamos exactamente para que nuestro lugar de trabajo móvil, nuestra oficina portátil, esté a la altura de las circunstancias? Hagamos un repaso por los atributos principales.

Hombre con el uso de Ordenador portátil
Hombre con el uso de Ordenador portátil

Si empezamos por lo esencial, lo primero que necesitaremos será un punto de conexión inalámbrico o, dicho de otra forma, una forma de acceder a internet. Las dos opciones principales en este sentido (si no tenemos acceso a la red allá donde estemos, o en caso de no contar con una conexión segura) son los hotspots wifi de nuestro móvil, o los dispositivos USB con wifi. Existen dispositivos que permiten movilidad geográfica casi completa, pero también existe la opción de utilizar las innumerables redes wifi de cortesía en cafeterías, aeropuertos, hoteles o centros comerciales. No hay que olvidar que este tipo de redes presentan problemas de seguridad y que es necesario saber qué es una VPN y cómo utilizarla para evitar problemas.

El otro imprescindible por excelencia es el ordenador portátil (sin él poco podemos hacer). Aquí la principal duda es cuál es el sistema operativo y el modelo de ordenador por el que nos decantamos. Sencillez, eficacia y durabilidad son os requisitos que se buscan y, en este caso, los macs, por supuesto, son la opción más extendida o al menos la que viene a la mente cuando pensamos en un freelancer. Se trata de una opción más que apta, aunque no la única. La decisión dependerá de nuestros requisitos, nuestros gustos y el tipo de trabajo que estemos realizando y sus necesidades. Importantísimo también hacerse con una funda para ese ordenador. ¡Cuanto más nos movamos, más posibilidades de que se dañe el dispositivo, y nadie quiere eso porque se trata de nuestra herramienta de trabajo básica!

Otro tipo de dispositivos que pueden ser interesantes para un nómada digital son los cargadores USB triples de cable largo, las baterías portátiles o las fundas de móvil con opción de carga (la batería es oro si trabajamos en remoto), un cargador para el coche (en caso de tener o utilizar uno), un dispositivo de memoria, audífonos (a ser posible con sistema de cancelación de sonido), un plan de almacenamiento en la nube; y, si tenemos pensado viajar, un adaptador internacional de enchufes. Además, no estaría de más contar con una mochila, un maletín o una maleta que sea capaz de almacenar todas estas cosas de forma cómoda y segura.

Mi Carro Close (×)

Tu carrito está vacío
Ver tienda
Más artículos
BSF Botnet Simulation Framework
BSF: Botnet Simulation Framework